lunes, 8 de octubre de 2012


“No son las palabras las que llegan a mis oídos.
Sino los ladridos del Cancerbero que custodia mis recuerdos.”

Las noches se convierten en vacíos del tiempo
Desdeñosos de caer de nuevo en el silencio.
La triste figura de  tu sombra, compone el cuadro
De la incertidumbre del deseo.
|
El viento, no es más que el susurro
De la fragua del poeta muerto.
Muerto por sentir demasiado,
Y Por querer fingir, escribiendo.
|
La ilusión, no es más que el escudo
De la omnipotencia del pasado
Frente a los latidos, acechantes, del futuro.
Creyendo, que “Fortuna” pudo existir en algún momento.
|
Siempre pensé que “creer” es perder el tiempo...
Y sin embargo cierto es, que hace que un daño
Duela menos. Así, sobrevivo
O al menos, así finjo estar vivo.
MJ.J.CH