miércoles, 5 de enero de 2011

EL BLUES DE MI HABITACIÓN

Me levanté. No sé por qué, pero lo hice. Me dirigí hacia la ventana y miré a través de ella el desolado paisaje que traspasaba aquella lámina de cristal.
Todo estaba igual, nada era distinto. Las mismas casas, las mismas ventanas, los mismos vecinos ocultos en sus vidas tapadas por cuatro paredes, las mismas nubes, el mismo sol poniente...
Ausente, pensando en todo y en nada, sonó el despertador con su característico sonido, que se te queda marcando su compás en la mente incluso después de haberlo apagado. Eran las seis. Quizás algo temprano para haberme levantado de la cama, pero quizás era demasiado tarde para haberlo hecho.
Como quería mantener mi mente en blanco y, todavía tenia en ella el sonido del despertador, decidí encender la radio en busca de una canal, la de blues.
Una vez encontrada, la escuché. Estaba todavía algo cansada pese haber dormido.
Todo me daba vueltas, no sé si era mi cabeza dormida o la silla de ruedas de mi escritorio, pues inconscientemente me había sentado y estaba girando sobre ella.
Y allí, en esa habitación, pasé la tarde, con un blues de fondo y una silla girando.
Un saludo,
MJ.J.CH

No hay comentarios:

Publicar un comentario